lunes, 17 de noviembre de 2008

El gran día de un opositor

Cuanto más se acercaba el momento para hacer el examen de la oposiciones convocadas por Canal Sur (en mi caso, el de los redactores, fue el sábado pasado), tenía la sensación de estar a punto de perder una oportunidad interesante. He estado poco menos de dos meses estudiando, compaginando el estudio con otras historias mías que no vienen al caso, y por eso mismo, por no haber dedicado más tiempo al estudio del temario de estas oposiciones, priorizándolo sobre esas otras cosas, es lo que me daba cierto remordimiento de conciencia.
Sin embargo, en cuanto comprobé el estilo de las preguntas, mi primer pensamiento fue: menos mal que no he perdido el tiempo en estudiar más. Y es que el examen era, por encontrar un término adecuado, raro. Extraño porque eran cuestiones que no se contestan por estudiar muchísimo -salvo que tengas 10 años para ello, y controles hasta el último punto y la última coma de temarios tan amplios como Andalucía y la Unión Europea; Instituciones y organismos internacionales; La radio y la televisión en España. Grupos de comunicación públicos y privados; La Unión Europea y sus instituciones... El colmo llega cuando otros temarios más concretos como la Constitución española, el Estatuto de Autonomía de Andalucía, el convenio colectivo y la ley de la RTVA, y algunos más, tan sólo supongan una, dos o ¡¡¡ninguna!!! pregunta en el examen final.
Por eso digo, que es más cuestión de suerte el haber estudiado qué es la OIT (¡¡¡con cuatro preguntas!!!), o en qué años fue ministro de Trabajo José Antonio Griñán. Yo sí hubiera contestado bien una pregunta sobre la actualidad regional o nacional que dijera algo así como ¿Qué altísimo cargo de la Junta de Andalucía ha visto recientemente a algunos de sus hermanos en procesos judiciales por presunto tráfico de influencias?. Sin embargo, ésta no estaba, y la que había en su lugar la dejé en blanco: cuestionaba por el nombre y el cargo de la ministra francesa a la que se rumoreó que había dejado embarazara el ex-presidente del Gobierno, José María Aznar, información que finalmente desmintió Aznar.
También causa risa que pregunten por el nombre del subdelegado del Gobierno en la provincia de Cádiz, y la respueta correcta sea Fernando Calahorro Téllez, ¡¡¡el subdelegado de Jaén!!!.
Tampoco tiene mucha explicación que las preguntas te las den a la entrada, pase una media hora entre ese momento y el del inicio del examen porque éramos más de 2.000 personas -había que esperar a que todo el mundo estuviera sentado-, y que algunas de las preguntas se pudieran leer al trasluz, algo que hacía la gente sin cortarse ni un pelo, consultando después la respuesta entre unos y otros -aquello parecía un lavadero por el follón que había, frente al silencio exigible en una prueba de este tipo-... y lo peor, el café de maquinita que en cualquier lugar te cuesta 45 ó 50 céntimos, aquí a 1 euro.
MORALEJA: una chapuza más.

2 comentarios :

anonimo dijo...

Estimado Amador, cualquiera diría que le leen en la COPE. En el día de hoy, en la Linterna, Don César ha comentado lo que usted denuncia casi con las comas, ni un datos más, ni uno menos.

Saludos

Sergio dijo...

Ja! Eso es exactamente lo que pense cuando vi el examen. "Menos mal que no he estudiado". Yo hice el de documentalista y eramos apenas cien personas, claro que son cuatro plazas...pero lo extraño es que apenas ha informacion o comentarios en internet; nada, ni en los foros de los sindicatos, o por lo menos yo no he encontrado nada, ni de documentalista ni de nada. Mutismo total, parece un misterio , mientras que en las de rtve de 2007 todo el mundo comentaba y participaba...pareciera que la gente ya tenia asimilado que las plazas estaban ya dadas...yo tambien mire descaradamente las pregntas al trasluz, pero eso es una tonteria, o te la sabes o no te la sabes...bueno, pobre del que se halla estudiado la constitucion y el estatuto, no le ha tenido que sentar muy bien